Cómo climatizar una piscina en casa

En verano, a todo el mundo le gusta meterse en la piscina mientras está fresquita. Pero a lo largo del año hay otros momentos en los que darse un baño en los que, precisamente, no apetece agua fría. Por ello es necesario que sepamos cómo climatizar una piscina a fin de conseguir la temperatura que más nos guste o que mejor encaje en los intereses de nuestra familia.

A continuación, te mostramos los sistemas de climatización para piscinas más recomendables del mercado.

Climatizar con un sistema de calefactor solar

Esta es la forma más ecológica y, al mismo tiempo, la más económica. Pero tiene el inconveniente de requerir un elevado volumen de inversión. Eso sí, es algo que se compensa en poco tiempo. Su funcionamiento es simple, ya que los paneles solares capturan la energía de los rayos del sol y la redirigen al agua de la piscina, calentándola de una forma eficiente.

Hay distintos tipos de paneles solares y, dependiendo del adquirido podrás beneficiarte de una mayor o menor versatilidad. No obstante, suelen ser eficientes para alargar los meses de baño, si bien no suelen cubrir todos los periodos del año. Además, ten en cuenta que, a mayor tamaño de piscina, más cantidad de paneles necesitarás. Y no olvides que el clima del lugar donde residas también puede incidir en su nivel de efectividad.

Climatizar piscina con un calentador eléctrico

Uno de los tipos de climatizador de piscina más estandarizados. El motivo de ello es que su instalación no supone un nivel de inversión excesivo. Pero, en contraposición a esto, tienen el inconveniente de contar con un nivel de consumo más elevado que el de otras propuestas.

Su composición es tan sencilla como un sistema de calentador que se instala en el circuito, cerca de la bomba y el filtro, por lo que tiene un funcionamiento especialmente simple. Dependiendo del volumen de la piscina habrá que utilizar más o menos potencia. Ten en cuenta que para un volumen de, por ejemplo, 60 metros cúbicos necesitarás una potencia de 9 Kw, mientras que, para una de 120 metros cúbicos, tendrás que usar una potencia de 18 Kw.

El aspecto positivo de los modelos eléctricos es que suelen incorporar un sistema por el cual el funcionamiento del calentador se detiene en el momento en el que el agua ha alcanzado la temperatura deseada. Así se evita que esté consumiendo de manera constante.

Climatizar con un intercambiador de calor

Método menos frecuente, puesto que suele enfocarse a grandes espacios y piscinas de capacidad profesional. Solo se utilizan en los casos en los que existe posibilidad de conectar la piscina con el calentador de la vivienda, el cual puede ser de gas o eléctrico. El agua circula desde la piscina hasta el calentador y luego hace el camino opuesto para regresar caliente a la piscina.

Su instalación no es precisamente sencilla, requiriendo un gran nivel de conocimientos y cuidado para garantizar que no se produce ningún tipo de riesgo. Eso sí, puede proporcionar muy buenos resultados y un margen de ahorro notable.

Climatizar con una bomba de calor

Para el final hemos dejado el que está considerado, en estos momentos, como el método de climatización de piscinas más frecuente y también el más recomendado: las bombas de calor para piscinas. La principal razón de ello es el equilibrio existente entre todos sus elementos, tanto el precio de la adquisición como el consumo energético que se produce una vez está funcionando.

Utiliza, en su mayor medida, la energía que circula por el aire, por lo que no produce un gasto eléctrico alto. Genera gran cantidad de calor gracias a la energía del aire, multiplicando el consumo realizado y garantizando que la piscina vaya a tener una buena temperatura en todo momento.

Es importante saber que la instalación de una bomba de calor debe estar fuera y cerca de la piscina. De forma habitual, se realiza la conexión con el filtro, pero existen alternativas para poder disfrutar de mayor comodidad, como herramientas que se sumergen parcialmente en el agua.

media-bareiin-cubierta

Aprovechar la climatización natural con una cubierta

Sea cual sea el sistema de climatización por el que te decidas, es recomendable que pienses en la instalación de una cubierta con la cual el calor de la piscina se conservará en los periodos en los que no la estés utilizando. Y, si necesitas un soporte adicional, puedes complementar las ideas que te hemos dado con pequeñas placas solares que se pueden colocar sobre el agua para transmitir calor adicional a la piscina.

No obstante, la instalación de una cubierta sin otro tipo de sistema de calefacción ya consigue mantener la temperatura en un estado agradable de forma natural. La forma de la cubierta es clave para aumentar la temperatura del agua gracias al efecto invernadero que pueden crear en su interior, con lo que ahorrarás en consumo eléctrico dado que aprovecha la energía natural solar.

Además, se recomiendan estas estructuras para mejorar la seguridad y acceso a la piscina en el caso de tener niños y aportan u toque de diseño muy interesante. Recomendamos especialmente las de tipo alto para estos resultados esperados. En nuestra web puedes localizar diferentes tipos de cubiertas altas de piscinas.
Por último, recuerda que estaremos encantados de ayudarte o aconsejarte para la instalación de tus cubiertas de piscinas.