Mantenimiento de cubiertas de piscina: Cómo cuidarlas en primavera

La primavera es un momento del año en el cual debes tener muy presente el mantenimiento de la cubierta de tu piscina. No solo porque la temperatura ya comienza a subir, sino también debido a que el verano se encuentra cada vez más cerca. Eso significa que llega la temporada de baño.

Por lo tanto, tienes que comenzar a aplicar diversos consejos para que tu piscina esté lista de la mejor forma posible.

Hacer una limpieza de la cubierta

El invierno es una época dura que suele pasar factura a la cubierta con la acumulación de mucha suciedad, restos y otros elementos que tienes que eliminar lo antes posible. Aunque lo ideal es haber ido haciendo un mantenimiento progresivo a lo largo del año, es posible que, durante el inviernohayas dejado un poco de lado este tipo de trabajo. Pero no te preocupes, porque tiene solución.

Ponte manos a la obra con la limpieza de la superficie de la cubierta. Ahí es donde se habrán acumulado los desechos, la suciedad o simplemente el polvo que se ha ido depositando a lo largo de los últimos meses. Para que el proceso no sea eterno, utiliza una manguera que seguro que tienes en tu jardín y echa agua sobre la cubierta. No la dispares con la máxima potencia porque tampoco lo necesitas.

Tras usar la manguera, tendrás que pasar un cepillo por toda la superficie y así ir levantando aquellas partes de suciedad que estén más difíciles de sacar. Como no solo quieres levantar, sino también desinfectar y limpiar, lo más conveniente es que utilices un jabón que sea adecuado para tu cubierta. Elige uno que cumpla con las necesidades de la misma y asegúrate de que todo queda limpio. Al final, vuelve a usar la manguera para retirar el jabón y la suciedad que quedase.

Como ves, la limpieza de una cubierta es algo realmente sencillo que, además, ayuda a que el resto de tareas de mantenimiento del agua de la piscina sean más fáciles.

Comprueba que todo esté en orden

Ahora que la cubierta ya ha quedado inmaculada, al menos en cuanto a limpieza, es el momento de comenzar con la revisión visual. Te tienes que asegurar de que todo se encuentra en buen estado, puesto que cualquier tipo de agujero o daño podría derivar en que tengas problemas con la composición química del agua. Además, lo habitual es que un daño pequeño en la cubierta acabe convirtiéndose en uno muy superior si no lo solucionas a tiempo.

Además de posibles daños en la cubierta, también podría haber problemas estructurales. Por lo tanto, tienes que analizar todos los puntos de anclaje, los herrajes y el propio motor si se trata de un modelo automático. Recuerda, además, que este último es posible que necesite lubricante para poder seguir desplazándose de una forma conveniente. Si no sabes qué tipo usar, lo mejor es que preguntes a un especialista o a quienes instalasen la cubierta en primera instancia. Nosotros, en Cubriland, siempre informamos de todo ello a nuestros clientes cuando hacemos la instalación de cubiertas. Así siempre sabes con qué tienes que tratar el mantenimiento de tu piscina.

Si quieres conocer más sobre nuestro servicio de reparación de cubierta, contacta con nosotros

¿Qué hacer si encuentras algún daño?

Hay muchos factores que influyen, por lo que siempre puede haber posibilidades de que te encuentres con algún tipo de problema. Lo más importante es actuar con serenidad y sin prisas. Como te decíamos, puedes contactar con un equipo profesional que te ayude. En el caso de que lo quieras resolver por tu cuenta, habrá distintas opciones dependiendo de cuál sea el problema.

Si lo que ocurre es que se ha producido un daño en la estructura de la cubierta, tendrás que utilizar un producto de sellado que sea adecuado para el material con el que esté fabricada. Si se trata de una cubierta de policarbonato, lo mejor es que recurras a una silicona neutra. Eso te garantizará que no solo se cierre el agujero o espacio que hubiera que arreglar, sino que, además, no tendrás problemas en el futuro ni la silicona cambiará de color debido a la exposición de los rayos del sol.

En el caso de que necesites hacer una reparación en el motor, lo primero será comprobar el lubricante, dado que suele ser el problema más habitual. El problema podría estar en los rieles y el sistema de movimiento, o en los puntos de conexión de cada uno de los lados. Por lo general, un lubricante de silicona será lo más adecuado para muchos de los sistemas de guía que tienen las cubiertas automáticas y otros tipos de cubierta.

Recuerda que un trabajo casero de reparación sin saber a ciencia cierta lo que estás haciendo, sólo puede ocasionar más problemas y gastos de mantenimiento. Lo mejor para estos casos es que contactes con profesionales de las reparaciones de cubiertas.

reparación cubiertas cubriland
experto-cubiertas-piscina-cubriland
PREGUNTA AL EXPERTO

¿Quieres saber más sobre cubiertas de piscina? Pregunta al experto

He leído y acepto los términos y condiciones de Política de privacidad

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Privacy Policy and Terms of Service apply.