cuidados bebé en piscina

5 consejos de seguridad para bebés en la piscina

Uno de los elementos más importantes a la hora de darse un baño es la seguridad, ¿verdad? Pues todavía es más imprescindible si tenemos niños pequeños o bebés en casa. Incluso, si nuestra piscina está descubierta y está accesible al paso de la gente.

Hay una serie de factores de riesgo que hay que tener presente en todo momento para evitar males mayores o accidentes imprevistos. Pues, del mismo modo que intentamos que nuestras mascotas no puedan caer en la piscina, hay que evitarlo con nuestros hijos.

Las medidas de seguridad en la piscina para niños y bebés son importantes tanto cuando no se están bañando como cuando sí están dentro del agua. Pues los pequeños, cuando comienzan a caminar, es posible que se acerquen a ella y hay que evitar que caigan. Pero, también es importante utilizar medidas de seguridad a la hora del baño.

En este artículo, hablamos de las medidas de seguridad en piscinas y aspectos a tener en cuenta para evitar sustos o accidentes con los pequeños de la casa. Pues nuestra piscina debe convertirse en un elemento lleno de diversión, y no de peligro.

1

Cubrir la piscina

Tener la piscina cubierta no solo es beneficioso para que el agua no se ensucie fácilmente, si no que es importante para evitar accidentes. Las cubiertas son perfectas para evitar que los niños se puedan caer dentro de la piscina y sin darnos cuenta. 

Esta medida es muy interesante porque sirve tanto en verano como en invierno. Y aunque normalmente, nuestros peques siempre están supervisados cuando juegan en el jardín, es muy recomendable que la piscina esté tapada. 

2

Vigilancia dentro de la piscina

Este aspecto también es esencial. Nunca dejes a tus hijos pequeños solos en la piscina. En un solo momento que te despistes, puede pasar algo. Es imprescindible que tengan vigilancia en todo momento. Incluso cuando son un poco más mayores y utilizan elementos para flotar. 

Pues es importante que estén siempre controlados y que estés cerca de ellos para evitar que se ahoguen. Y, por supuesto, no confiarse de los objetos para flotar como los manguitos. Estos pueden ser en algunos moemntos perjudiciales. 

3

Sitio cómodo

Este aspecto es muy práctico. ¿Por qué? Dado que hay que estar muy pendientes de los pequeños, es recomendable que la zona de la piscina en la que estemos sea cómoda. De esta forma es mucho más sencillo vigilarles y tenerles controlados. 

Además, si es una zona donde hay poca agua y apenas le cubre, mucho mejor. De esta manera se reducen los peligros y los riesgos con el agua. Y también será mucho más práctico para ellos porque podrán utilizar juguetes mientras se bañan.

4

Cuidado del sol

No es bueno que a los pequeños les de el sol en exceso. Pues en verano, los golpes de calor dan frecuentemente al exponernos durante mucho tiempo a los rayos del sol. Es interesante evitar las horas de mayor calor o te mayor temperatura. 

Muy importante también utilizar protector solar de calidad y que proteja la piel de tu bebé o pequeño. En muchas ocasiones, a los bebés también se les colocan sombreros para evitar que les de mucho el sol en la cabeza. Incluso camisetas para evitar todavía más que se puedan quemar.

5

Acomodarlo a la temperatura

Muchas veces, hay una gran diferencia entre la temperatura ambiente y la temperatura del agua. Por lo tanto, es recomendable que mojes poco a poco a tu bebé o pequeño. Primero con la mano ve poniéndole agua a poquito por todo el cuerpo, para que vaya acostumbrándose.

No es recomendable meterlo al agua de golpe, por el gran cambio de temperatura. Normalmente el agua de la piscina suele estar más fría y puede ser perjudicial. Lo ideal es que el cambio de temperatura sea lo menos brusco posible, para que pueda disfrutar.

Diviértete con tu bebé en la piscina

Ya sea en verano o invierno, en función de las condiciones de tu piscina y tu zona de baño, puedes divertirte mucho con tus niños pequeños en el agua. Ya sea dándote un baño relajante, enseñándoles a nadar, practicando juegos acuáticos… 

Hay un montón de actividades que se pueden hacer juntos en la piscina. Eso sí, siempre siguiendo las medidas de seguridad pertinentes para evitar sustos y accidentes. Pues los pequeños son los más vulnerables a la hora de poder sufrir accidentes a causa del agua en la piscina.