Qué piscina se puede poner en una terraza

¿Te estás preguntando qué piscina puedo poner en una terraza? ¡No eres el primero! En los últimos años se han reducido las posibilidades de ir a la piscina pública y eso ha hecho que, cada vez, haya más personas que están interesadas en tener su propia piscina.

Por desgracia, no todos tenemos jardín donde colocarla. Por ello, hay que recurrir a otras alternativas. Una de ellas es la instalación de piscinas en terrazas.

Claro está, para poder usar este espacio y poner una piscina, hay que cumplir una serie de normas y basarse en unas exigencias y limitaciones que te vamos a explicar a continuación. La buena noticia es que sí: puedes poner una piscina en la terraza en muchos casos. Pero sigue leyendo para saber cómo.

¿Puedo poner una piscina en mi terraza?

Esa es la pregunta clave y lo primero de lo que te tienes que asegurar. Tanto si hablas de la terraza de tu piso, como si es la terraza de un ático dúplex, o si se trata de la terraza de un edificio, siempre tienes que asegurarte de que es posible poner la piscina. Al fin y al cabo, instalar una piscina, con el peso que tiene, no es algo que se pueda tomar a la ligera.

¿Cómo averiguarlo? En la piscina de obra que instales, incluso si es una piscina prefabricada o hinchable, no vas a encontrar ninguna advertencia relacionada con su instalación. Pero no por ello puedes despreocuparte. Hay varias formas de llegar a descubrir si la puedes poner o no. La mejor es recurrir a la memoria de la estructura del edificio, donde se te indicará el peso máximo que soporta el forjado de la vivienda.

Si no sabes cómo obtener este documento, lo mejor es que consultes con el presidente de la comunidad o que te pongas en contacto con la constructora responsable de la estructura. Es necesario dado que los cálculos estructurales debe hacerlos una persona profesional que conozca a ciencia cierta las posibilidades para construir una piscina en tu terraza.

Si bien no te recomendamos fiarte de este dato sin comprobarlo, es cierto que una media muy extendida es de un soporte de peso de 350 kg por cada metro cuadrado. Si no entiendes el documento, te siguen quedando dudas o no logras encontrar la memoria, otra opción es que te pongas en contacto con un arquitecto o un aparejador.

Después de un análisis y un estudio técnico de la vivienda posiblemente te podrán informar acerca de los límites y posibilidades que tienes en la instalación de la piscina en la terraza. Asegurarás que tu terraza aguanta el peso de colocar una piscina y qué tipo de piscina puedes permitirte.

¿Cómo saber cuánto pesa la piscina?

Si vas a instalar una piscina, necesitarás saber cuánto pesa y así calcular si está dentro de los límites que has descubierto en el punto anterior. Resulta imprescindible conocer el peso de la piscina y el peso del agua.

El problema del peso no se encuentra en la propia estructura de la piscina, puesto que incluso las de aluminio son bastante ligeras. Donde está el inconveniente es en la altura que tenga la piscina, ya que eso implicará que podrás llenarla más o menos de agua. Y el agua, como ya sabes, pesa.

Una piscina con una profundidad de agua de 30 cm llegará a 300 kg por cada metro cuadrado. Si tenemos en cuenta lo dicho en el apartado anterior, con 300 kg estarás cerca del límite que tiene la estructura, por lo que sería una instalación arriesgada. Al fin y al cabo, no debes olvidar que, junto a la piscina, la estructura y el agua, también tienes otros elementos, como el filtro y cualquier componente que se necesite.

Para averiguar el peso de la piscina recurre a una operación muy simple. Cada litro de agua tiene un peso de 1 kg, mientras que un metro cúbico de agua tiene una equivalencia a 1000 litros. Contabiliza cuántos litros de agua entran dentro de la piscina y sabrás cuál es el peso de la misma.

Si estás pensando en una piscina hinchable, por ejemplo, tendrías que tener en cuenta que no deberías llenar más de 20 cm de agua. Eso limitará el peso y hará que no tengas problemas.

¿Qué materiales escojo para la instalación de mi piscina en terraza?

Los materiales más adecuados para la construcción de mi piscina en una azotea o terraza son el poliéster reforzado con fibra de vidrio, el acero inoxidable o el hormigón proyectado. Otra opción son las piscinas portátiles o hinchables.

El acero puede requerir menos mantenimiento, pero en el primer caso podemos encontrar algunas opciones económicas si nos adaptamos a medidas que ya vienen realizadas de base. Lo importante, en todo caso, es que sepamos que nuestra piscina contará con un doble vaso. El que recoge el agua y otro debajo que asegure que no haya filtraciones en la vivienda.

Una vez escogido el material de la base de la piscina, ya podremos decantarnos por el tipo de baldosa que deseamos utilizar, así como otros elementos externos a la piscina. En este caso, es muy probable que la terraza con la que cuentes no esté aislada de los fuertes vientos o las tempestades en invierno. Por ello, te recomendamos la instalación de cubiertas de piscina.

experto-cubiertas-piscina-cubriland
PREGUNTA AL EXPERTO
En Cubriland te asesoramos sobre cubiertas de piscina.

He leído y acepto los términos y condiciones de Política de privacidad

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Las cubiertas pueden ser de tipo alto o bajas y cubiertas planas, así como fijas o móviles; dependiendo de el interés que tengas en su uso.
En general, todas te aportan un menor mantenimiento de tu piscina, pero las opciones más interesantes consiguen que disfrutes de tu piscina todo el año.

¿Es segura una piscina para la terraza?

Si está bien instalada, sí. Ya sea de un tipo u otro, siempre hay que contar con instaladores profesionales del sector de las piscinas para que se ocupen de supervisar la instalación. Es mejor no arriesgarse, porque a nadie le gustaría imaginar teniendo un accidente con la piscina y la superficie de la vivienda. Ante todo, siempre hay que tener precaución.

Una vez instalada, un proceso que no tiene que ser largo ni complicado, es posible disfrutar de la piscina o jacuzzi de inmediato.

Eso sí, en ningún momento hay que dejar de supervisarla y de asegurarse de que todo se encuentra en buen funcionamiento. Sobre todo, si son niños quienes se van a bañar, la supervisión se tiene que mantener de manera constante. Además, es recomendable que el llenado del agua no se realice más allá de 20 cm. Eso ayudará a evitar problemas y aumentará la tranquilidad con los niños.