diferencias principales entre una cubierta baja y una cubierta alta

3 diferencias principales entre una cubierta baja y una cubierta alta de piscinas

A todos nos encanta la piscina del jardín o la piscina de la comunidad de vecinos, pero sin duda el elemento esencial es la cubierta. Proteger la piscina de las heladas, de la suciedad, del viento y el ahorro económico… son solo algunos de los beneficios que supone cubrir una piscina.

En muchas ocasiones hemos hablado de las ventajas que supone instalar una cubierta de piscina y por qué son una opción ideal para cuidar el jardín. Sin embargo, existen diferentes tipos entre los que elegir.

Por eso, en este artículo vamos a hablar de las diferencias que existen entre las cubiertas bajas y las cubiertas altas. Son muchas las ocasiones en las que hemos hablado de las ventajas que supone instalar una cubierta de piscina.

El espacio disponible

Una de las principales distinciones entre un tipo y otro de cubierta es el espacio que se necesita para instalarla. Pues, las cubiertas bajas son ideales para los espacios pequeños y estrechos. Permiten cuidar y proteger la piscina, pero de una manera más discreta y disimulada. Se pueden poner justo sobre el borde de la piscina, sin necesidad de ocupar más espacio del suelo. Por tanto, permiten aprovechar todo el espacio. Una opción perfecta para pequeñas terrazas o jardines pequeños.

Por el contrario, las cubiertas altas pueden ser tan variables y adaptables como el cliente quiera. Pues se les puede incluir una puerta, ventana u otros detalles. Además, la altura puede ajustarse para que la ducha quede dentro, por ejemplo. Pues esta clase ocupa mucho más espacio y es perfecta para adornar el jardín y ser un elemento llamativo.

las puertas elevables del modelo de cubierta assen

Decoración de baño

Obviamente, y gracias a las posibilidades que ofrecen, las cubiertas altas permiten decorar la zona de baño con hamacas, duchas, mesas… Por lo que esta zona puede convertirse en una zona dedicada al relax, a las reuniones con amigos y otras actividades de ocio.

Mientras que los cobertores de piscina bajos no permiten añadir decoración exterior a la piscina. Solamente cubren la superficie. Esta es una opción mucho más minimalista, pensada solamente para proteger la piscina.

Impacto visual

Otra de las diferencias más notables es, sin duda, el aspecto de la zona de baño. Pues una cubierta baja es mucho más discreta y elegante. Sin embargo, una cubierta alta es un elemento muy visible y llama muchísimo más la atención.

¿Qué cubierta elegir?

La elección de un tipo u otro de cubierta de piscinas depende del espacio, del presupuesto, del tipo de piscina y de los gustos. Pues si se trata de una piscina en un gran jardín podrá permitir ambos tipos, y la elección dependerá en función de los gustos o de la estética en general.

Pero si se trata de una piscina interior o de una piscina que está situada junto a una pared, por ejemplo, dependerá valorar cada caso en específico. Para ello, es necesario seguir los consejos de una empresa especializada en la instalación de cubiertas de piscina como Cubriland.

De este modo, se consigue aprovechar todo el espacio y todas las prestaciones que ofrece este accesorio de piscinas. De lo contrario, y con el paso del tiempo, la elección puede ser errónea o poco oportuna. Y, como hemos explicado muchas veces, las cubiertas son perfectas para aprovechar mucho más la piscina, disfrutar mucho más de los baños y divertirse en esta zona de la casa.