Cubiertas para piscinas en Bilbao

 

Tener una piscina privada en casa y poder disfrutar de ella, no tiene precio. No sólo para refrescarse en verano, sino también como elemento de juego y diversión para jóvenes y niños y como lugar donde practicar natación y ejercicio para los adultos. Pero, si se para pensar lo que le cuesta y todos los beneficios que le reporta, la pregunta está clara: ¿por qué no sacarle partido durante todo el año?

Esa, efectivamente es la pregunta. Y nosotros tenemos la respuesta: cubrir piscinas en Bilbao es la solución. Y enseguida entenderá el motivo.

El clima invita a cubrir piscinas en Bilbao.

Pues muchas, la verdad. Si analizamos de cerca el clima, veremos que precisamente hablamos de una zona en la que las lluvias se reparten a lo largo de todo el año, sin que haya una época seca estival propiamente dicha. Las precipitaciones, por tanto, son abundantes y los días de lluvia superan el 45 por ciento del total del año, sobre todo en forma de chubascos. Otro 41 por ciento del tiempo, el cielo está nublado y el sol brilla por su ausencia.

Ante este panorama, estará de acuerdo en que la mejor solución para sacarle todo el rendimiento es cubrir piscinas en Bilbao. Con esta medida, podremos alargar el baño al máximo ya que al instalar una cubierta de piscina la temperatura del agua aumenta una media de 10 grados, con lo que podemos alargar la temporada de baños de manera casi infinita.

 

SOLICITA TU PRESUPUESTO HOY

Solicita tu presupuesto hoy mismo y en menos de 24h sabrás cuanto te costará tener tu cubierta instalada en casa.

 

Motivos adicionales para cubrir piscinas en Bilbao

 

Pero hay más razones que lo justifican.

También está el tema de la limpieza y la higiene. Instalando una cubierta, no tendremos que ocuparnos de retirar a diario las hojas y otros residuos procedentes del jardín que ensucian el agua. También reduce las tareas de mantenimiento, ya que no hay repasar fondo, paredes y conductos tan a menudo. Y, por supuesto, no necesitaremos tantos productos químicos para mantenerla en buenas condiciones.

Y, por supuesto, está el tema de la seguridad. Los cerramientos de piscinas nos ponen a salvo de caídas accidentales, sobre todo en el caso de los niños, las personas ancianas y las juguetonas mascotas. Son infinitamente más seguras que las vallas o las lonas y visualmente se diluyen más fácilmente con el entorno, respetando el paisaje y dando un toque sofisticado a nuestro jardín.

 

 

 

 

Una solución muy versátil

Esa es quizá la característica más atractiva de una cubierta de piscina: su versatilidad.

Existen en el mercado infinidad de clases y modelos entre los cuales elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades. Las hay fijas y móviles; planas, bajas, medias y altas; de madera o policarbonato; modernas o tradicionales.

Lo ideal es que acudamos a un profesional que visite el emplazamiento de la piscina, escuche nuestras necesidades y nos proponga soluciones. Lo cierto es que la tendencia actual apunta hacia las cubiertas móviles o telescópicas, que se recogen casi en su totalidad permitiéndonos disfrutar, cuando procede, del baño al aire libre. Como contrapartida, cuando están cerradas liberan el espacio y se confunden con el paisaje, sin constituir una molesta barrera arquitectónica.

Y, si hablamos de precios y tarifas, no se desespere. No son tan elevados como se puede pensar en un primer momento. Además, el mercado está lleno de empresas especializadas en cubiertas para piscinas y sus catálogos repletos de buenas soluciones. Seguro que entre todas ellas, encontramos el cerramiento que mejor se adapta a nuestra piscina y a nuestro bolsillo.

Desde aquí le sugerimos que busque varias empresas y contacte con aquellas que le ofrezcan mayores garantías. Fíjese bien en su cartera de clientes, ya que la experiencia y los clientes satisfechos son el mejor aval. Después no se limite a un solo presupuesto. Pida varios y quédese con el que mejor se adapte a sus necesidades.

Encuentranos también en:

 

Cubrir las piscinas por seguridad CUBRILAND