Cómo celebrar un cumpleaños en la piscina

El verano y la piscina son los mejores ingredientes para celebrar un cumpleaños al aire libre. Con el buen tiempo y el sol poblando casi todas las horas del día es imposible no disfrutar de una celebración en un buen jardín. Si estáis pensando en celebrar un cumpleaños en la piscina, en Cubriland os damos algunos consejos para que sea todo un éxito.

La decoración marcará la diferencia

Un cumpleaños sin una buena decoración pasará totalmente desapercibido. Éste es el plato fuerte y el que logrará que un simple jardín con piscina se convierta en un lugar con encanto.

Para conseguir esto, no debes olvidar los elementos más importantes de decoración: unas buenas guirnaldas y globos. Si tienes árboles o algunos elementos altos, puedes atar los globos y las guirnaldas en ellos, para que ocupen todo el jardín. Es necesario que sean de varios colores y, sobre todo, que sean llamativos, pues los cumpleaños son celebraciones alegres y más en esta época del año.

También se puede jugar con la piscina. Si tenemos pensado utilizarla para bañarnos y demás, podemos poner flotadores y colchonetas dentro, para que todo aquel que quiera utilizarlos pueda hacerlo. Incluso podemos dejar preparados algunos juegos (como pelotas o alguna canasta flotante), para quien se anime a librar algún partido.

Del mismo modo, tampoco puede faltar la música de fondo, para animar el ambiente y hacer notar que se trata de un ambiente de lo más festivo.

No olvides tener algún lugar donde poder sentarse

Si la celebración va a tener lugar siempre al aire libre será necesario colocar hamacas, sillas y mesas en el jardín, para que quien lo desee pueda estar sentado. Además, en las mesas podemos ir colocando la comida que vayamos preparando.

Es importante contar con el material suficiente para que todo aquel que quiera se pueda sentar, especialmente si hay personas más mayores que se cansen o si simplemente hay algún momento de reposo en el que todos querremos estar sentados charlando.

No pasar por alto la comida ni la bebida

En un ambiente en que el calor apremiará es muy importante que tengamos en cuenta tanto la bebida como la comida: nunca puede faltar. Tenemos que tener bebida suficiente para hidratarnos y no pasar sed; sobre todo bebidas frías y que nos refresquen, como refrescos o agua.

También debemos tener bastante comida, ya sea para ir comiendo de vez en cuando y saciar el hambre o para cocinar algo más contundente a la hora de comer o de cenar. Es también importante en este caso no cocinar comidas calientes (o excesivamente calientes), y contar también con fruta o helados que sirvan a modo de postre.

La hidratación es fundamental al estar a pleno sol y también al bañarnos en la piscina, pues estamos haciendo ejercicio en mayor o menor medida y necesitamos hidratar nuestro cuerpo y recuperar la energía.

Y, por supuesto, lo que no puede faltar es la tarta para el cumpleañero.

Pero lo más importante es protegerse bien del sol

Sí, una celebración en verano y al aire libre es a priori el plan perfecto, pero no nos podemos olvidar de protegernos bien del sol. Por eso, es necesario que coloquemos alrededor de las mesas y las sillas, unas cuantas sombrillas para crear espacios con sombra. También deberemos tener algunos botes de protección solar para aplicárnoslo de vez en cuando y evitar las quemaduras del sol.

¡Y eso es todo! Teniendo en cuenta estos consejos y poniendo las ganas de pasarlo bien, el cumpleaños en la piscina irá sobre ruedas. ¡Ahora sólo queda disfrutar!