Cómo hacer abdominales en la piscina

Para muchas personas es muy importante desarrollar un abdomen bien marcado. ¿A quién no le gustaría tener unos buenos abdominales?

La buena noticia es que hay una forma de conseguir este objetivo con más sencillez de la que podrías imaginar: beneficiándote de las bondades de la piscina como herramienta para hacer ejercicio.

Ejercicios para poner tus abdominales en forma en la piscina

Si te estabas preguntando cómo hacer abdominales en la piscina, te vamos a dar la respuesta a través de ejemplos y recomendaciones que seguro que te ayudarán. Sigue leyendo para que puedas aprovechar mejor tu piscina, hacer una rutina de ejercicios más completa y, sobre todo, disfrutar de los beneficios de estar al aire libre.

1.

Flotar en el agua

No pienses que se trata de algo demasiado fácil y que, ni siquiera es un ejercicio, porque estarás cometiendo un error. En realidad, hablamos de flotar manteniendo las caderas sobre la línea del agua, el abdomen contraído y las piernas extendidas con los tobillos y rodillas también en la línea del agua. Se hacen cinco series de 30 segundos con un descanso de 15 segundos. Asimismo, se recomienda ir aumentando el tiempo de la serie a medida que pasen los días.

2.

Nadar estilo crol

Nadar es, de por sí, un excelente ejercicio para el cuerpo y el estado de salud en general, pero el nado estilo crol es muy bueno para fortalecer los músculos abdominales. Para realizar este ejercicio, debes apretar o tensar los músculos del abdomen, mantener a nivel de la superficie las caderas, la espalda y los hombros.

Lo recomendado es nadar en esta posición realizando cuatro series de 100 m con un período de descanso entre series de 15 segundos. Sin embargo, esto dependerá mucho del tamaño de tu piscina y de tu condición física. Tú puedes perfectamente ajustarla e ir incrementando la duración de las series según vayas fortaleciéndote.

3.

Abdominales en el borde de la piscina

Para realizar este ejercicio de abdominales en el bordillo, debes estar dentro de la piscina, afirmar los codos en el borde y tener la espalda apoyada en la pared de la piscina. Al mismo tiempo, las piernas deben estar extendidas.

Para hacer el ejercicio, se levantan las piernas hasta la altura de las caderas, sin que las rodillas las sobrepasen. Hay que llevar a cabo series de 10 repeticiones con un intervalo de descanso entre ellas de 20 segundos.

4.

Tijera

Este ejercicio se inicia igual que el anterior. Luego tendrás que hacer las tijeras de manera alterna en series de treinta segundos, descansando 10 segundos entre cada intervalo.

Haz un total de cuatro series antes de terminar el ejercicio. Para hacerlo, eleva tus piernas hasta que hayan adoptado un ángulo de 90 grados. Después mueve los pies horizontalmente de manera que repliques el movimiento de unas tijeras.

5.

Remar en forma de V

Colócate boca arriba sobre la línea del agua y flexiona las piernas de tal manera que las piernas, las rodillas y los pies queden fuera del agua. Hay que mantener la posición flotando. Luego comienza a nadar haciendo movimientos de brazos en forma de V manteniendo la postura de las piernas. Tienes que hacer cuatro series con un descanso de 30 segundos entre cada una.

6.

Pedalear en el agua

Imaginando que estás en una bicicleta estática, comienza a pedalear manteniendo la cabeza y los brazos fuera del agua. Se recomienda tener el abdomen contraído para darle mayor intensidad. Es posible hacer cuatro series de 30 segundos con 15 de descanso.

7.

Extensión de piernas

Con los codos afianzados en el borde y la espalda totalmente recta apoyada en la piscina, junta las piernas y elévalas hasta la línea de las caderas. Mantén la postura durante 30 segundos. Este ejercicio se debe repetir cuatro veces con un intervalo de descanso de 10 segundos.

Por último, te vamos a dejar un último ejercicio que es divertido, pues nos recuerda a nuestra niñez en la cual podíamos saltar sin mucho esfuerzo (y sin que nos dolieran las rodillas). Se trata de los saltos combinados.

Para saltar, abre y cierra tanto las piernas como los brazos, 10 veces continuas. Luego cambia la posición y haz dos saltos subiendo las rodillas a la altura del pecho. Esta combinación tiene que repetirse tres veces seguidas. Ten en cuenta, que hay que hacer cuatro series y descansar 30 segundos entre cada una de ellas.

Como hacer abdominales en la piscina

¿Cómo motivarte a hacer ejercicio en la piscina?

¿Viste lo variado que pueden ser los ejercicios dentro de la piscina? Pero, sobre todo, lo que habrás visto es lo fácil que es aprender a hacer ejercicios para fortalecer los abdominales en la piscina. Eso te ayudará a disfrutar del verano por todo lo alto sin salir de casa, porque tu jardín se convertirá en el mejor gimnasio.

También puedes leer nuestro artículo sobre qué tipos de ejercicios en la piscina ayudan a adelgazar y obtener más consejos para aprovechar tu piscina.

Un consejo extra, para hacer ejercicio en la piscina y disfrutar de las condiciones ambientales sin que sean un impedimento para tu rutina de esfuerzo, es la instalación de cubiertas de piscina.

Con ellas podrás cubrir la piscina de forma que el agua se mantenga más limpia y cálida durante más meses al año. Se trata de una característica que todas nuestras cubiertas pueden ofrecerte. No obstante, si escoges cubiertas altas de piscina podrás, además, disfrutar de la piscina sin tener que preocuparte de los rayos UVA y de los elementos de la naturaleza.

La solución definitiva:
Cubiertas de piscina Cubriland

Cuenta con Cubriland para seguir mejorando la calidad de tu baño en la piscina y la facilidad en su mantenimiento. ¡Estamos en contacto!

Puedes preguntar al experto para que te de información de primera mano aquí:

experto-cubiertas-piscina-cubriland
PREGUNTA AL EXPERTO

Dame un nombre y un teléfono te informaré sobre la cubierta de piscina que mejor se adapta a ti sin compromiso.

He leído y acepto los términos y condiciones de Política de privacidad

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Privacy Policy and Terms of Service apply.