Cómo limpiar una piscina vacía

Hay situaciones en las que te puedes encontrar que necesitas llevar a cabo el vaciado de la piscina. No hablamos de una piscina con el agua verde o turbia, para ello cuentas con otro artículo específico de limpieza del agua turbia en la piscina. En este caso, hablamos de un vaciado completo y limpieza a fondo de tu piscina.

Es posible que el agua esté extremadamente sucia y que se haya producido una acumulación de suciedad tan elevada que la única solución sea limpiar a fondo. En esa situación, tendrás que saber cómo limpiar una piscina vacía y hacerlo de forma exitosa cuidando hasta el último detalle.

Preparación antes de la limpieza

Hay un proceso previo al inicio de la operación de limpieza que tienes que llevar a cabo con cuidado. Se trata de asegurarte de tenerlo todo bajo control para no poner en riesgo la piscina. Eso significa, principalmente, que conozcas el material con el cual está construida. De eso dependerán los productos que seleccionarás para realizar la limpieza.

Si tienes dudas, lo mejor, es que confíes en el juicio de un experto que pueda guiarte sobre qué productos elegir para dejar la piscina reluciente. Utilizar productos profesionales es posible que no sea tu fuerte y prefieras dejar este trabajo a personas habituadas al mantenimiento de la piscina.

máxima seguridad en tu piscina

Garantizar la máxima seguridad

Ante todo, asegúrate de que no hay niños ni mascotas en los alrededores de la piscina. Este proceso de limpieza es serio y sensible, por lo que tienes que garantizar que no habrá nadie que se pueda ver afectado dado que utilizaremos productos químicos. Por supuesto, tú también tienes que protegerte a ti mismo, de forma que habrá una serie de medidas de precaución por las que apostar.

Estas incluyen el uso de los accesorios de seguridad que se deben utilizar en cualquier tipo de proceso como este, incluyendo mascarilla protectora, gafas, guantes, botas, una gorra y protección solar. No olvides que vas a estar debajo de los rayos del sol y que estos pueden ser muy nocivos para la piel. En el caso de las gafas, las necesitas para protegerte de cualquier tipo de salpicadura que se pueda producir, mientras que las botas te ayudarán a no sufrir ningún tipo de resbalón.

Limpiar la piscina vacía

Ahora que ya estás preparado con todo el equipo de seguridad, es el momento de comenzar:

  • Barre todo el fondo de la piscina. No intentes acabar de barrer en unos pocos minutos, ya que lo más probable es que haya una gran cantidad de suciedad y residuos. Lo más frecuente es que te encuentres con restos, barro, hojas y otros posibles elementos que formaran parte de la suciedad de la piscina. Cuando hayas acabado de barrer, el suelo tendrá que haber quedado claramente limpio a la vista.

  • Lo siguiente es poner el salfuman en un cubo que te resulte cómodo para tenerlo a mano en la piscina. Introduce parte de un cepillo y mójalo con el salfuman.

  • Ahora comienza a limpiar las paredes de la piscina con el producto. Lo puedes aplicar sin escatimar en medios, siendo mejor que consumas todo el salfuman que hayas puesto en el cubo que te quedes corto. No te asustes por la reacción del salfuman: tiene que producir ese efecto de vapor y efervescencia que comenzarás a ver poco después.

  • Tendrás que dejar que el salfuman haga efecto entre 5 y 10 minutos, pero asegurándote de que no respiras el vapor que genera el producto. Por ello es por lo que necesitas la mascarilla que hemos indicado antes en la lista de accesorios de seguridad.

  • Cuando termine el periodo de tiempo de acción del salfuman, comienza a cepillar las paredes y echar agua a todas las paredes de la piscina sin dejar ningún tipo de rincón. Suelta agua sin parar en varias rondas, utiliza una manguera y pon un buen nivel de presión para que el proceso de eliminación del salfuman se realice con eficacia. Pero sin demasiada presión, ya que podría afectar a la estructura de la pared.

  • No dejes de echar agua en las paredes hasta que todo rastro del salfuman haya desaparecido. Al terminar con las paredes, será el turno del suelo. Si la cantidad de salfuman que puede salirse por el sumidero de la piscina es demasiado elevada, utiliza una bomba de achique para bloquearlo.

Limpiar la piscina vacía

Reparaciones y otros detalles

Si ya has limpiado las paredes y el suelo, tendrás que ocuparte de otros pequeños detalles. Piensa que no es frecuente que la piscina esté vacía, por lo que tienes que aprovechar el momento para solucionar cualquier posible problema que pueda haber en ella.

Lo más habitual es que encuentres grietas o gresites que no se encuentren en un buen estado. Todo ello lo puedes reparar de forma simplificada. Después de eso, asegúrate de dejar reluciente el gresite, para lo cual te vendrá bien un buen limpiacristales.

Tras dejar secar todos los materiales que hayas puesto, echa otra capa de agua y, para terminar, pasa por el fondo de la piscina un rodillo de nylon impregnado con un buen producto contras las algas. Eso aumentará la resistencia y la próxima vez la piscina no se ensuciará tan rápidamente.

Una vez terminado todo el proceso, ya puedes volver a llenar de agua tu piscina. La temporada de verano o de baño podrá comenzar con una perfecta limpieza de la piscina previa que garantiza agua cristalina.