Cómo se repara una cubierta de piscina

Aunque las cubiertas de piscinas son muy resistentes y aportan un alto nivel de durabilidad, es lógico que, con el paso del tiempo, puedan sufrir desperfectos. Por ello, resulta importante que, si ya tienes una de estas instalaciones, lo sepas todo sobre cómo se repara una cubierta de piscina.

¿Qué cubiertas de piscina se pueden reparar?

Por suerte, todas las cubiertas son reparables si las pones en manos de un buen equipo de profesionales como los que tenemos en Cubriland. Incluso si nosotros no nos hemos ocupado de la instalación de la cubierta, analizaremos el problema con la intención de poder solucionarlo de una manera profesional.

Si quieres conocer más sobre nuestro servicio de reparación de cubiertas entra en esta web.

Antes de comenzar con la reparación, lo primero que hacemos es analizar dos aspectos relacionados con la cubierta: el material con el que está construida y el tipo. En el primer aspecto nos aseguramos de usar el mejor proceso de reparación dependiendo de si está fabricada con policarbonato compacto o celular, metacrilato, o con aluminio.

Y también ajustamos el proceso y las necesidades dependiendo de si es una cubierta baja, alta, una móvil o fija, buscando siempre que el resultado sea incluso mejor de como estaba antes de dañarse.

¿Por qué se pueden dañar las cubiertas de piscina?

Hay diversos factores que pueden llevar a que la cubierta de piscina se vea afectada y sufra daños severos.

1.

Es el caso de los temporales. Los cambios drásticos en el clima son cada vez más habituales y, si son demasiado intensos, pueden llegar a provocar daños en estructuras como estas.

2.

Además, es posible que la instalación que tengas de tu cubierta de piscina no sea tan resistente como puedas imaginar. Por eso nosotros siempre recomendamos contratar los servicios de una empresa que, como la nuestra, disponga de largos años de experiencia y práctica realizando cientos de instalaciones.

3.

El viento, la nieve o el granizo son elementos agresivos que pueden pasarle factura a la cubierta. En ocasiones puede ser con daños sensibles en la estructura y, otras veces, el daño puede ser mayor, incluso llegando al nivel de causar agujeros o gritas por las que se filtre el aire. 

En todas estas situaciones, lo más recomendable es reparar la cubierta cuanto antes, puesto que de otra manera estaremos exponiéndonos a que el daño aumente y acabe siendo más grave.

En el metacrilato o el policarbonato, por ejemplo, un pequeño agujero o grieta puede derivar en que este daño se extienda y acabe deteriorando toda la cubierta. No es habitual si se trata de un buen material, pero puede darse el caso.

Aquí puedes ver el antes y el después de una de nuestras reparaciones de cubierta:

antes de realizar una reparación de cubierta de piscinadespués de que cubriland arregle la cubierta

¿Qué daños se pueden reparar en las cubiertas de piscina?

Confiando en un servicio profesional como el nuestro, a lo que te hemos mencionado antes, también podemos añadir otro tipo de reparaciones. Por ejemplo, si tienes una estructura de policarbonato con placas, podríamos reparar cualquier daño que se haya producido en ellas y reforzarlas de forma que puedan ser más resistentes de cara al futuro. También es posible reparar los carriles de movimiento si se trata de una cubierta de piscina móvil o de sus sistemas de motor o de ruedas.

Lo que necesitas saber es que tenemos una gran experiencia reparando cubiertas y logrando que queden como nuevas incluso después de algunos de los temporales más intensos que se han vivido en distintas zonas del país.

Encontrarnos con sistemas de apertura y cierre estropeados, o rodamientos afectados, es lo habitual cuando nos desplazamos hasta la vivienda de nuestros clientes. Nos avisan preocupados por haberse encontrado con problemas en su piscina después de una gran tormenta y en una breve sesión de análisis conseguimos ver con claridad qué es lo que está pasando.

También es habitual que reparemos goteras o filtraciones que están llevando a que no sea posible disfrutar del cerramiento de la misma manera en la que ocurría antes. Fallos en las gomas o en otros accesorios y piezas son frecuentes, pero todo tiene solución, en especial si se repara de forma temprana y se evita que el problema siga creciendo.

Limpieza a fondo como medida preventiva

Por otra parte, es muy importante tener en mente la relevancia de mantener la cubierta limpia. A veces se descuida la limpieza de la misma y la suciedad que se va acumulando, así como otros residuos, favorecen que se produzcan daños en los momentos más críticos.

Para casos en los que necesites una limpieza a fondo de la cubierta, también puedes confiar en nosotros. Nos ocuparemos de dejar tan limpia la cubierta, que parecerá que acaba de ser instalada.