Consejos para mantener tu piscina en invierno

Concluida la temporada estival toca decir adiós a los refrescantes chapuzones, los largos días de sol, las comidas al aire libre en el jardín, los interminables ratos de hamaca y libre y los juegos acuáticos de los más pequeños y bulliciosos integrantes de la familia. Ahora bien, el hecho de que el verano quede lejos no quiere decir que puedas despistarte pues has de seguir unos consejos para mantener tu piscina en invierno.

Hace un tiempo el mantenimiento de las piscinas cuando llegaba el mal tiempo era muy complicado. De hecho, pasaba por tener que vaciar y limpiar la piscina o depurar su agua de modo permanente.

Sin embargo, a día de hoy, el método más común para mantener el agua de tu piscina en perfecto estado es el conocido como hibernación, más económico y respetuoso con el medio ambiente y que además permite que el agua se mantenga de una temporada para otra sin contaminar.

Los consejos para el mantenimiento de tu piscina cuando llega el invierno son:

1º. Comprobar los sistemas de filtrado. Estos sistemas deberán estar en un estado adecuado para su uso si queremos evitarnos problemas.

2º. Llevar a cabo un tratamiento con cloro. También puede utilizarse bromo. La cantidad usada va a ser menor de la que se emplea en verano y ser hará durante unas 8 horas semanales.

3º. Aplicar un tratamiento desinfectante de cloro y alguicidas. En todas las piscinas, pero con especial intensidad en las que tienen vegetación a su alrededor. Así evitarás la descomposición.

4º. Controlar el pH del agua. Mantén siempre sus valores entre 7.2 y 7.6 para evitar tanto la aparición de algas  como la irritación de la piel cuando se inaugure la temporada de baños.

¿Tienes una piscina con cubierta? ¡Enhorabuena pues su mantenimiento es más sencillo! Si por cualquier razón no vas a usar tu piscina cubierta en invierno, deberás abordar también su preparación cara a la siguiente temporada cuanto antes.

Como especialistas en cubiertas de piscinas, en Cubriland podemos orientarte a la perfección sobre cómo realizar el mantenimiento de tu cubierta de piscina, que deberá ser limpiada de manera rutinaria y regular:

  • Elige productos adecuados. En ningún caso deberán alterar las cualidades estéticas ni técnicas de la cubierta. Si no tienes claro el producto que tienes que usar, no te arriesgues y consulta con el fabricante.
  • Aclara la cubierta antes del comienzo de las actividades de mantenimiento rutinarias. Piensa que es probable que  sobre su superficie puede haberse acumulado polvo si lleva tiempo sin moverse.
  • Dosifica adecuadamente los productos de mantenimiento. Ahorrarás y estarán echando al mismo tiempo una mano al medio ambiente.
  • Aclara a medida que vayas limpiando y seca cuando finalices la limpieza.  Lograrás que no queden marcas.
  • Aplica un tratamiento preventivo anti-moho que evite su aparición cuando abras la cubierta en primavera. Con este sencillo gesto estarás alargando la vida de tu cubierta.
  • Hazlo en  días frescos. Recuerda que los días más calurosos no son los mejores para llevar a cabo las labores de mantenimiento de tu cubierta de piscina.