Colocar velas flotantes en la piscina

Las velas flotantes son un elemento decorativo esencial para cualquier celebración que tenga como elemento principal la piscina. Éstas le dan al ambiente un toque romántico y cálido, pues al caer la noche se convierten una de las pocas fuentes de iluminación y son las protagonistas.

Velas flotantes para piscinas para todos los gustos

Las velas flotantes pueden ser de distintas formas y tamaños. Las hay con forma de flores o de nenúfares, y existen otras con forma de vela al natural. Depende del tipo de decoración que queramos crear elegiremos unas u otras.

Del mismo modo que se presentan en distintas formas, encontramos variedad de tamaños. En este caso hay velas flotantes más pequeñas, para cuando queramos reunir una importante cantidad y conseguir más visibilidad; y las hay algo más grandes, para llamar la atención por sí solas.

Cuando las velas son más pequeñas, es cuando se suele optar por pétalos de flores (por lo general flores de loto o gardenias) o por las velas al natural. Lo más normal es que sean de color blanco, aunque esto realmente variará en función del tipo de celebración que hagamos. Si hay un poco de viento o el agua tiene algún tipo de marea, por pequeña que sea, se recomienda poner las velas más pequeñas en una bandeja. Así, podemos repartir nuestras velas en diversas bandejas, para que floten todas juntas y queden muy bien estéticamente.

Bandejas flotantes para piscinas

Aunque esta decisión tiene otro truco: las velas pequeñas por sí solas, pueden mojarse más fácilmente y se apagaría su llama. Si las ponemos sobre una bandeja, evitamos que el agua las moje o las arrolle, de modo que cumplirán su función a lo largo de todo el evento.

Por el contrario, si las velas flotantes son más grandes podemos dejar que floten solas e independientes las unas de las otras, pues pueden aguantar su propio peso y tener más estabilidad, sin peligro de que las alcance el agua. En estos casos, se opta por elementos florales más grandes y vistosos, como los nenúfares o ramos de flores bastante más elaborados.

Sería recomendable que la piscina tuviera un poco de corriente (pero no excesiva) para que las velas se movieran siguiendo la marea y se convierta todavía en algo más vistoso y especial.

Como podéis ver, las velas flotantes son una de las piezas claves si queremos preparar nuestra piscina para un buen evento. Con algo tan sencillo podemos darle un toque distinto a nuestro jardín, creando un clima mágico que haga de nuestra celebración un recuerdo más especial.

Además, estas velas flotantes son muy fáciles de colocar. Simplemente hay que decidir cómo queremos que se vean y ponerlas sobre el agua, tomando las precauciones necesarias en función de si son grandes o pequeñas.

Con algo tan simple conseguiremos crear algo que guste a todos y cree un bonito recuerdo en nuestros invitados. Anota estos pequeños consejos y conseguirás colocar tus velas flotantes de manera adecuada para que duren todo el evento.