proteger tu piscina de heladas

5 formas de proteger tu piscina de heladas

Este invierno ha comenzado muy frío y con temperaturas muy bajas. Tanto que los primeros temporales vienen marcados por la nieve y las heladas en gran parte del país. Por eso es importante proteger las piscinas de las heladas de invierno.

Es importante tener en cuenta las diferentes opciones para proteger una piscina del hielo y las heladas en invierno, tanto si está vacía como si está llena. A continuación hablamos de diferentes métodos para prevenir y poder disfrutar de los baños veraniegos sin problema.

Los jardines y terrazas son las partes de los hogares que más sufren las heladas, nevadas, lluvias y demás inclemencias del tiempo. En otro artículo hablamos de cómo proteger las piscinas de la lluvia, pues en este caso vamos a hacerlo de las heladas.

Mover el agua constantemente

Una de las maneras más sencillas de evitar que se creen capas de hielo sobre el agua es crear movimiento en el agua. Para ello se puede encender la bomba de agua para que circule y que no se estanque. Eso sí, esta medida es recomendable para heladas leves o lugares donde no hace demasiado frío.

cubierta elevable

Material aislante

En lugares donde el frío es más duro y hiela con mayor intensidad, es preferible resguardar tanto la picina como todos sus elementos y accesorios. Por tanto, es preferible cubrir la bomba, los filtros e incluso las tuberías con materiales aislantes para que no se congelen ni se hielen.

Cubiertas de piscina

Otra opción muy práctica para evitar que el agua se convierta en una placa de hielo y poner en peligro a animales y niños pequeños, es instalar una cubierta para piscinas. De esta forma, la piscina queda cubierta y no se crea placa de hielo. Y, al mismo tiempo, evitamos que los animales o pequeños de la casa quieran caminar por encima de este.

Si quieres aprenderlo todo sobre cubiertas de piscina, haz clic aquí:

Vaciar las tuberías

Es esencial vaciar las tuberías de agua para evitar que el agua que se queda en ellas se congele y revienten. Por tanto, cuando acabe la temporada de baño, es recomendable vaciarlas si no se protegen con material aislante. De lo contrario, podrán reventar al congelarse el agua que hay en su interior.

Flotadores de hibernación

Son flotadores que se colocan en la piscina para evitar que se creen placas de hielo o escarcha en el agua. Además, también impiden que se generen grietas en la piscina.  permiten unirlos unos con otros, por lo que pueden ser también una opción útil.

Estos son solamente algunos consejos prácticos y sencillos que se pueden llevar a cabo para impedir que la piscina se hiele. Eso sí, si a la hora de poner en práctica cualquiera de estas técnicas, ya hay una capa de hielo, descarta rápidamente aquellas que signifique mover el agua.

Como decíamos, la piscina es un elemento principal de muchas casas y hay que cuidarla bien durante todo el año para evitar males mayores. Sobre todo, en épocas de frío y hielo. Por tanto, es muy práctico seguir estos consejos para evitar que el agua de la piscina se hiele.