Cómo elegir la mejor cubierta para piscina rectangular

Si en tu jardín tienes una piscina rectangular, lo que ahora necesitarás será una cubierta que la mantenga limpia y protegida a lo largo del año. Pero elegirla no es cuestión de seleccionar simplemente el modelo que más te atrae y pedir su instalación. Tienes que fijarte en una serie de rasgos y hacer la mejor decisión valorando todos los elementos relacionados.

Así te asegurarás de tener la mejor cubierta y de contar con una protección que se mantendrá en tu piscina durante un largo periodo de tiempo sin que tengas que preocuparte de nada.

Pasos para escoger una cubierta para piscinas rectangulares

Los elementos más importantes a tener en cuenta para elegir la mejor cubierta para piscina rectangular incluyen el tipo de la cubierta, la altura a la que se encuentra, el material de la misma y su nivel de resistencia. Todo ello influirá, como es obvio, en el precio que tendrás que pagar por la adquisición y la instalación de la cubierta.

Una piscina al aire libre es una gozada en verano, pero escogiendo una buena cubierta, sacarás mucho más partido a este espacio.

1.

Elige el tipo de cubierta

Esta es una decisión realmente importante. Tienes que decidir si quieres tener una cubierta alta, una cubierta baja o una cubierta móvil. Estos son los tres tipos principales, diferenciados por características únicas que se ocuparán de darle a tu piscina el aspecto más adecuado para tu jardín.

Las cubiertas de piscina alta son las más recomendables en el caso de tener jardines grandes donde, alrededor de la superficie de baño, haya espacio suficiente. Te pueden proporcionar un espacio de lo más atractivo y lujoso que hará que tu jardín sea más elegante. También son una mejor opción para mantener el área de la piscina al margen del exterior, protegido de la lluvia o del viento. En el espacio que se crea en su interior puedes colocar sillas o instalar un equipamiento de luces avanzado.

Puedes ver aquí nuestros modelos de cubiertas altas para tu piscina:

Por su lado, las cubiertas bajas se ajustan a las dimensiones de la piscina y pueden ofrecer diseños que también resultan muy atractivos.

Descubre qué tipos de cubiertas bajas de pueden adaptar a tu piscina rectangular:

El factor clave para que se trate de una buena cubierta es que se pueda abrir y cerrar con facilidad en solo unos minutos. En su interior solo hay espacio para bañarse, no para ponerse de pie como ocurre en el caso de las altas. Por ello, es muy necesario que el sistema de apertura y cierre sea cómodo. Son modelos que aportan un toque de estilo al jardín y que ayudan a ahorrar espacio.

En último lugar se encuentran las cubiertas móviles, un tipo de estructura que todavía ayuda al ahorro de espacio de una manera más notable. Tiene que tratarse de una plataforma que esté por encima de la piscina y que tenga un sistema que permita que se mueva con facilidad con una construcción con rieles.

Ten en cuenta que hemos comentado algunas de las opciones principales pero hay muchos modelos que se pueden adaptar a diferentes tipos de piscinas y sobre todo al uso que quieras darle. Una cubierta de invierno para piscina desmontable puede ser clave para disfrutar de todas las estaciones y mantener limpia tu piscina.

Los buenos modelos están fabricados con materiales de calidad y alta resistencia que pueden aguantar hasta una media de entre 150 y 200 kg. Eso significa que encima es posible poner mobiliario, como sillas, hamacas u otros muebles del jardín.

2.

Asegúrate de la resistencia al clima

Sea cual sea el tipo de cubierta por la que se opte, hay que comprobar que cuenten con una superficie preparada para resistir los efectos del clima y las temperaturas extremas. Al fin y al cabo, la cubierta va a estar en contacto directo con el exterior en todo momento y, como protección de la piscina, debe dar seguridad a la hora de garantizar el mejor resultado.

Uno de los aspectos en los que debe cumplir es ser impermeable y estar protegida para que el efecto del agua y la humedad no acaben dañando la estructura de la cubierta. Ese tipo de cosas quedan garantizadas al contratar los servicios de profesionales, con quienes no se arriesga a cometer un error en la instalación.

Además, las cubiertas tienen que resistir el impacto directo de los rayos del sol y ayudar a garantizar que, durante las sesiones de baño, las sensaciones son agradables. También tienen que ser capaces de aguantar el contacto con la nieve, algo que no hay que descartar que ocurra durante el invierno.

3.

Valora el precio de la cubierta

Los modelos rectangulares suelen tener unas dimensiones generosas, así que tienes que buscar una buena oferta con la cual encaje tu presupuesto. Puedes consultar nuestro artículo sobre precios de cubiertas para hacerte una idea del precio final.

Lo más recomendable es que confíes en los servicios de profesionales que ya gocen de larga experiencia y que hayan instalado cientos de cubiertas en piscinas de todo tipo.

En Cubriland trabajan algunos de los mejores especialistas del país, por lo que no dudes en contactar para recibir el apoyo que necesitas a la hora de darle a tu piscina rectangular una buena cubierta.