Cómo preparar la piscina para el invierno

¿Qué hacer cuando llegan las bajas temperaturas? La pregunta que es muy posible que te estés haciendo es cómo preparar la piscina para el invierno, en especial, si se trata de tu primer año en esta situación.

El mantenimiento de tu piscina de cara al invierno es más fácil de lo que crees

La buena noticia que te vamos a dar es que no se trata de un proceso complicado. Lo cierto es que solo hay que seguir los pasos que indicamos en esta guía para ahorrar tiempo, dinero y trabajo. Te lo explicaremos todo paso a paso para que puedas a llegar a entrar en el invierno sabiendo que tu piscina estará en perfectas condiciones.

Si se ha terminado la temporada de baño, sigue cuidando de tu piscina para que el mantenimiento futuro sea mínimo. Evitarás un tratamiento de choque el verano siguiente cómo el que te proponemos en el artículo sobre cómo recuperar el agua de la piscina.

1.

¿Es recomendable vaciar la piscina o dejo el agua puesta?

Antiguamente, lo más normal era proceder al vaciado de la piscina. Se pensaba que era la mejor manera para conservar el vaso en buen estado y no tener dolores de cabeza en el siguiente verano. No obstante, en la actualidad sabemos que conservar el agua no tiene que ser una mala idea. En realidad, se trata de una de las mejores decisiones que puedes llegar a tomar.

Lo que ganas al conservar el agua es ahorrar en litros de llenado que tendrías que asumir el siguiente verano. Seguro que sabes que eso es equivalente a una gran cantidad de dinero. No solo eso, sino que también apoyas a la conservación del medio ambiente.

Por ello, te recomendamos conservar el agua. El inconveniente llegaría si te encontrases ante una situación en la cual debas hacer obra en el vaso y no puedas llevarla a cabo mientras está lleno de agua. Ahí sí entenderíamos que puedas necesitar vaciarla.

Mantener el agua de la piscina, no obstante, tiene más ventajas. Por ejemplo, favorece a la conservación del vaso. Su revestimiento se deteriora menos debido a que la presión del agua es la misma durante todo el año y las paredes de la piscina no sufren ese cambio brusco de una temporada a otra.

Lo único que tienes que tener en cuenta es que necesitarás bajar el nivel de agua. ¿En qué medida hacerlo? Necesitas que el agua esté alrededor de 5 cm por debajo de la zona del skimmer. Eso significa que tendrás que hacer un vaciado general del vaso de unos 20 cm en total.

Protege tu piscina este invierno con una de nuestras cubiertas para piscina:

2.

Déjalo todo como nuevo con el limpiafondos

La clave del buen invernaje de la piscina está en el limpiafondos. Esta es la herramienta que más te ayudará ahora que has tomado la decisión de dejar el agua de la piscina. Para comenzar con la preparación para el invierno, te recomendamos limpiar el fondo de la piscina. Y la mejor forma de hacerlo es con un limpiafondos de calidad.

Lo que harás con esta máquina será eliminar los depósitos que hayan quedado en el fondo, distintas partículas nocivas y otros elementos de suciedad. Si no limpiases, lo que ocurriría sería que estos residuos harían que el agua viera sus propiedades y valores alterados, por lo que se podría acabar echando a perder.

¿Qué limpiafondos es más recomendable?

Hay dos opciones principales: los eléctricos y los manuales.

  • Los primeros son los más rápidos y fáciles de usar, ya que su motor de bombeado actúa a gran velocidad.
  • Por su parte, los manuales funcionan conectándose al sistema interno de circulación de la piscina.

Puedes elegir dependiendo de lo que más te interese, pero todo es un poco más fácil con los modelos eléctricos.

Además del limpiafondos, también tienes que asegurarte de dejar limpios todos los demás componentes de la piscina, como los filtros. Utiliza los productos que necesites en cada uno de los casos. Y, cuando todo esté limpio, asegúrate de comprobar el pH del agua y el cloro. Tendrás que ajustar ambos niveles hasta que estén en el punto correcto para el mantenimiento del agua.

3.

Coloca el cobertor o cubierta y enciende la depuradora

Estas son las dos últimas cosas importantes que tienes que hacer para que la piscina esté lista para soportar el invierno. El cobertor es un protector de piscina de invierno fabricado con poliéster y PVC que se ocupa de proteger la piscina de elementos externos. No obstante, la protección más alta la confiere una cubierta de piscina completa dado que es más resistente a todo tipo de inclemencias. Además, también evita que se produzcan accidentes, ya que nadie se podrá caer en la piscina.

Para conocer las posibilidades de cubiertas de piscinas adecuadas para el espacio del que dispones, no dudes en contactar con nosotros en el formulario que tenemos a continuación o llamándonos al 636 04 77 10. Además, en nuestra web encontrarás diferentes modelos de cubiertas que te darán una idea de las muchas posibilidades de las que disponemos.

experto-cubiertas-piscina-cubriland
PREGUNTA AL EXPERTO
Te asesoro sobre qué cubierta se adapta mejor a tu piscina.

Dime tus datos y me podré en contacto contigo.

He leído y acepto los términos y condiciones de Política de privacidad

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Luego recuerda encender la depuradora en los periodos de tiempo necesarios, normalmente una o dos horas al día. Así te asegurarás de tener una piscina lista para el invierno y que, una vez llegue el verano, se encuentre en las mejores condiciones.

Si lo que quieres es mantener la temperatura del agua algo más caliente durante el otoño, te recomendamos que contactes con Cubriland para ver las posibilidades de cubiertas de piscinas altas.