Cómo hacer una piscina de obra

El recuerdo del calor del verano pasado seguro que te atormenta. Y en lo que has pensado, como la mayor parte de las personas que tienen una casa y espacio en el jardín, es en instalar una piscina. Pero no resulta algo sencillo.

En esta ocasión hablamos de piscinas de obra, pero la elección de una piscina prefabricada puede ser también la opción indicada para ti. No obstante, aunque la construcción de una piscina de obra requiere un proceso algo más complejo, al final el resultado está confeccionado al estilo, tamaño o preferencias de los dueños del terreno. Es una opción mucho más personalizada.

Guía para hacer una piscina

Si lo piensas, el proceso sobre cómo hacer una piscina tiene que ser, cuanto menos, complicado. Por ello es necesario que dispongas de una guía que te pueda guiar en cada una de las fases y que así entiendas mejor cómo hacer una piscina.

A continuación, te enseñamos cómo.

imagina tu piscina de obra
1.

Imagina cómo será tu piscina

La primera decisión que vas a tomar es, al mismo tiempo, una de las más importantes. Se trata de definir cómo será tu piscina, qué forma tendrá y cuánto espacio ocupará.

Para ello, debes tener en cuenta las dimensiones que te puedes permitir en tu jardín y, por otro lado, el estilo de uso que le vas a dar a la piscina. Esto último influirá en cómo será la piscina, variando dependiendo de si la quieres para relajarte mientras tomas el sol o si estás pensando en ella como soporte para hacer ejercicio.

Por tanto, en la fase inicial es clave determinar el tamaño de la piscina y el vaso de la piscina. En definitiva, saber las medidas de la piscina.

Algunas de las decisiones iniciales sobre la elección de la piscina también dependerán del presupuesto del que dispongas para llevar a cabo su construcción.

2.

Haz las gestiones pertinentes

Construir una piscina no es simplemente comenzar a cavar, poner la estructura y llenarla de agua. Antes de que eso ocurra tienes que asegurarte de tener los permisos de obra correspondientes. Si ya has contratado el servicio de un contratista, este se ocupará de ayudarte con la solicitud de las autorizaciones.

La correcta licencia municipal es imprescindible.

3.

Primera fase de la construcción

El proceso inicial que llevará a cabo el equipo encargado de la obra será excavar, retirando toda la tierra necesaria para hacer el hueco que ocupará la piscina. Es un proceso más sencillo de lo que parece cuando lo realiza un equipo de profesionales.

Luego se explanará el terreno para dejarlo inmaculado y listo a la hora de colocar la estructura que servirá para la instalación de la piscina.

4.

Construyendo la estructura

Ahora que el interior del agujero ya está listo, lo primero que hay que hacer es cercar el espacio con la intención de colocar las paredes. Para ello se utiliza una combinación con el uso de madera y hierro.

El objetivo es que todo el espacio interior que representa la estructura se encuentre bien alineado y totalmente liso, de forma que después el equipo de construcción no se encuentre ningún obstáculo.

obra en piscina
5.

Fontaneros y electricistas

Lo siguiente estará en manos del equipo de fontanería. Este se tendrá que ocupar de garantizar que las “tripas” de la piscina funcionan de forma correcta. Eso significa instalar varios elementos, como un sistema de filtrado y las tuberías que recorrerán la piscina y que le proporcionarán el agua necesaria.

Una vez esté hecha la instalación de fontanería, el equipo de electricistas hará la colocación del sistema de luces que resulta fundamental para que darnos un baño siempre sea algo seguro, incluso cuando ha caído la noche. En estos tiempos se puede optar por muchos tipos de iluminación, siendo los LED una garantía segura que, por otro lado, ofrece gran versatilidad.

6.

Dando forma a la piscina

Lo siguiente que habrá que hacer será el proceso por el cual la piscina pasará de ser un hueco de obra a una piscina auténtica. Para ello se pondrá el suelo bien aplanado, las paredes con ladrillos muy bien ajustados que ofrezcan la máxima seguridad y, por último, el revestimiento impermeable que le proporcione a la piscina ese característico estilo que tienen todas.

7.

Finalizando el proyecto

Para terminar, se cerrarán o taparán huecos que hayan podido quedar, se instalarán complementos, como una escalerilla que previamente tiene que haber estado reflejada en los planos y cualquier otro tipo de elemento que se instale en el exterior.

Según el tipo de piscinas, en Cubriland disponemos de muchas opciones diferentes de cubiertas para piscinas que se adaptan al estilo y gusto de todos nuestros clientes. Un extra de comodidad, seguridad y mantenimiento que agradecerás en tu nueva piscina.

Por supuesto, tampoco hay que olvidarse de que siempre va a quedar un último paso de gran relevancia: el llenado de la piscina.

A partir de este momento se recomienda aprender acerca de mantenimiento general de la piscina. Así, aunque siempre vayamos a contar con expertos que nos darán soporte cuando lo necesitemos, al menos seremos capaces de identificar pequeños problemas o de saber qué es lo que está ocurriendo en nuestra piscina en todo momento. Y, con eso, lo único que quedará será disfrutar del baño.