Cómo limpiar la piedra de la piscina

Cuando nos referimos a cómo limpiar la piedra de la piscina, hablamos de la piedra que se encuentra en el borde de alrededor. En ocasiones no se le presta mucha atención y no nos damos cuenta de que, si no se mantiene bien cuidada, le acaba restando belleza a nuestra piscina. Además, puede ser un lugar donde se acumulen ciertos mohos que pueden causar problemas de salud.

No hay que olvidar que esta piedra es la que más expuesta está a los fenómenos naturales, al tránsito de los bañistas o al sol diario, así como a la acumulación de arena, polvo o tierra. Por ello, es necesario hacerle mantenimiento con regularidad para que se mantenga en condiciones adecuadas.

Es posible mantenerla durante más tiempo libre de agentes externos gracias a los beneficios de las cubiertas de piscina. Pregunta al experto sobre cómo evitar suciedad en la piedra de la piscina gracias a las cubiertas o sigue leyendo para conocer las opciones de limpieza una vez que se ha producido ya el daño.

experto-cubiertas-piscina-cubriland
PREGUNTA AL EXPERTO

Te informaremos sobre los tipos de cubiertas de piscina.

He leído y acepto los términos y condiciones de Política de privacidad

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Limpiar la piedra de la piscina

Cuando hagas mantenimiento de la parte interior de la piscina, tienes que realizarlo también de la parte exterior para limpiar el borde. Esta zona acumula mucha suciedad, en especial en la época donde hay mayor cantidad de humedad, lo que provoca la proliferación del moho y distintos hongos.

Debes tener claro cómo limpiar la piedra de la piscina para no cometer errores que puedan desencadenar daños u otras consecuencias negativas. Si no sabes hacerlo, presta atención, porque vamos a indicarte algunas recomendaciones para hacer una limpieza perfecta.

Consejos para limpiar la piedra de la piscina

  • No uses productos químicos abrasivos. Debes evitar los químicos cuando no conoces realmente su composición. Los que son muy alcalinos o productos abrasivos pueden corroer la piedra, quitarle el brillo e incluso desprender las capas exteriores. De igual manera, debes evitar usar productos con amoníaco o lejía, ya que decoloran y desgastan la piedra artificial o piedra natural.

  • Cepilla o restriega de forma circular. Para ello, utiliza un cepillo de cerdas suaves que te ayudará a evitar rasgaduras en el material. Se recomienda hacer movimientos circulares constantes con una ligera presión.

  • Utiliza jabones suaves o neutros. Puedes usar el mismo jabón neutro que empleas para lavar tu vajilla, ya que no daña este tipo de piedra.

  • Sácale provecho a la hidrolimpiadora. El agua a presión es ideal para eliminar la suciedad acumulada en los poros de la piedra, pero debes hacerlo a cierta distancia. Así evitarás que la presión excesiva en una zona pueda causar algún daño.

Recuerda que cada piscina es distinta y es recomendable que tengas paciencia y que no pierdas la fe mientras estás probando estos distintos métodos de los que te hablamos.

¿Con qué hacer la limpieza de la piedra de la piscina?

No todos los productos o técnicas caseras son recomendables para la piedra del borde, pero por lo general, puedes usar los siguientes productos:

1.
Agua caliente

Puedes utilizar una hidrolimpiadora que expulse agua caliente, teniendo presente las medidas de seguridad, ya que la alta temperatura podría causarte quemaduras. También es posible hacer esta limpieza con vapor.

2.
Agua oxigenada

Debes mezclar 300 ml de agua oxigenada en medio cubo de agua. Luego sumerge el cepillo en esta mezcla y frota la piedra con movimientos circulares, trabajando por secciones para hacer el trabajo de una manera más eficiente.

2.
Cloro

A pesar de que el cloro puede ser abrasivo, puedes utilizarlo diluido en agua. Procede de la misma manera que con el agua oxigenada. Lee más en nuestro artículo sobre cómo echar el cloro.

Al utilizar productos de este tipo, debes hacer una prueba en una zona pequeña y poco visible para confirmar que no se produce ningún tipo de efecto negativo. Es mejor estar seguro desde un principio a enfrentarse a una situación más compleja cuando hayas comenzado a limpiar de forma amplia en las zonas más visibles.

En el caso de quedar algún tipo de suciedad incrustada incluso cuando has hecho la limpieza siguiendo el proceso que te hemos recomendado, lo más recomendable será que consultes con un especialista. Puedes contratar un servicio de limpieza o recurrir a un producto especializado que te permita limpiar más a fondo para recuperar el aspecto original de la piedra.