Cómo mantener el agua de la piscina limpia sin depuradora

Quizá porque tu piscina sea de tamaño reducido o por cualquier otro motivo, como en el caso de las piscinas desmontables, es posible que no dispongas de una depuradora que se ocupe del proceso de limpieza. Pero debes saber que, incluso en esas circunstancias, puedes conseguir que tu piscina esté siempre limpia.

Lo único que debes hacer es aprender a cómo mantener la piscina limpia sin depuradora, un proceso en el que entran en juego varios consejos y pasos que habrá que aplicar con cuidado.

CONTROL PH
1.

Tener controlado el nivel de pH con productos químicos

Para conseguir un equilibrio del agua y un buen estado de la piscina es necesario realizar un control continuo del nivel de pH de la piscina. Así, será necesario usar un kit de comprobación, con el cual también tenemos capacidad para saber cómo se encuentra el nivel de cloro.

Lo más recomendable es que el pH esté en un punto entre 7,2 y 7,7. De no estar en esta escala, habrá que utilizar incrementadores o minoradores con los que alteraremos el estado del pH. Gracias a ello, lograremos que en poco tiempo se encuentre de la mejor forma posible.

También hay que hacer lo mismo con el cloro. Una vez hecha la prueba, veremos en qué nivel se encuentra, siendo recomendable que esté entre 0,6 y 1,5 ml/l. Por supuesto, también hay productos que permiten ajustar el nivel de cloro, como los tratamientos de choque que actúan con rapidez. En el caso de que el cloro esté demasiado alto, habrá que dejar que el agua repose con los rayos del sol o recurrir a alternativas, como reductores químicos de cloro.

Te contamos más en nuestro artículo sobre cómo bajar el cloro de tu piscina.

En cualquier caso, hay que poner floculante en el agua para que lleve los residuos al fondo de una forma exitosa y utilizar productos antialgas que ayudarán a que estas no se conviertan en un serio dolor de cabeza. Porque si dejas que las algas invadan tu piscina y no mueves pieza rápidamente contra ellas, se podrían llegar a transformar en un problema recurrente.

2.

Limpiar la piscina

Los químicos no se van a ocupar de todo. La falta de depuradora es un hándicap delicado, por lo que hay que asegurarse de ayudar en todo lo posible a la piscina a mantenerse limpia. Lo que hay que utilizar es un limpiafondos, a elegir entre varias opciones, como los modelos eléctricos o de batería.

Los que funcionan con batería son los más utilizados y versátiles. No requieren cable y ofrecen una comodidad elevada, siendo posible moverlos con sencillez. Al mismo tiempo, también son recomendables debido a que su precio es más asequible que los eléctricos, cuyo coste requiere un presupuesto más elevado, y más fáciles de usar que los limpiafondos manuales.

Para conocer más sobre los limpiafondos, lee nuestro artículo sobre cómo elegir uno para tu piscina.

En cualquier caso, ambos modelos de limpiafondos son eficientes en su tarea, que no es otra que limpiar todos los residuos que se encuentren en el fondo. Allí habrán ido a parar gracias al uso de floculantes, por lo que ahora solo habrá que confiar en el limpiafondos para que la piscina recupere su buen estado. Además, los linpiafondos también son útiles como método de depuración del agua, por lo que se convierten en un excelente añadido para cualquier piscina.

Como soporte al uso del limpiafondos, no olvides que también deberías pasar el recogehojas manual de forma frecuente, garantizándose así el mejor estado de limpieza de la piscina.

familia ayuda limpieza piscina
3.

Evita que se ensucie

Para no tener problemas, lo mejor es que seamos conscientes de que no tenemos una depuradora, por lo que hay que ser más cuidadosos con el estado y condiciones de la piscina. Esto se puede explicar recomendando la limpieza diaria con el recogehojas, como te comentábamos en el punto anterior, y el uso de una cubierta que impida que los elementos del entorno cercano puedan caer dentro del agua.Así conseguirás que la limpieza diaria ayude a mantener limpia el agua y olvides cómo es tener el agua turbia de tu piscina. Estos consejos también los puedes aplicar a piscinas hinchables.

La cubierta tiene más beneficios, como ser una garantía de seguridad, por lo que siempre resulta recomendable. Además de esto, poner una cubierta es un proceso ideal porque evitará que el agua de lluvia pueda distorsionar la configuración química de la piscina.

Por otra parte, un buen truco para que el agua esté menos sucia es no entrar en el agua con maquillaje y, de forma paralela, darnos una ducha antes de acceder a la piscina.

Al hacerlo estaremos retirando de nuestro cuerpo muchas de las bacterias que acumulamos, elementos nocivos para el agua y residuos orgánicos que podrían reducir la resistencia del agua. Por ello siempre se pide que los bañistas que van a las piscinas públicas se den una ducha antes de meterse en el agua, ya que así se reducen el nivel de contaminación orgánica.

Al final, lo que tratamos de conseguir con las tareas anteriores para tu piscina es que no tengas que vaciarla y rellenarla gastando así mucho dinero en nueva agua cristalina. Estará apta para el baño todo el año con nuestros consejos de mantenimiento.

Si quieres que además aguante todo el año, consulta nuestras posibilidades de cubiertas de piscina.