Cómo usar el bicarbonato de sodio en tu piscina

El bicarbonato de sodio puede ser una de las mejores herramientas que utilices en el día a día del mantenimiento de tu piscina. Te puede sorprender, pero en el momento en el que le comiences a sacar provecho, posiblemente ya no lo dejarás de lado. Eso sí, tienes que entender para qué sirve y cómo sacarle todo el partido al uso de este producto.

¿Por qué usar bicarbonato de sodio?

El mantenimiento de la piscina no es sencillo. Hay que estar atentos a multitud de factores y aspectos que requieren poner cuidado y esfuerzo. Y algunos de los productos que vas a utilizar acaban siendo dañinos si no los aplicas de una manera conveniente, como es el caso del cloro.

El efecto del cloro podría llevar a que tanto la alcalinidad del agua como su nivel de pH se vean afectados. En realidad, cuando la alcalinidad se reduce, la consecuencia directa es que el pH también se ve alterado, por lo que se convierte en un efecto en cadena difícil de parar. A partir de ese momento, cuando baja el pH, los efectos nocivos en la piel no tardan en aparecer. Por lo tanto, hay que ponerle solución.

El uso de bicarbonato de sodio es una de las mejores ideas por las que puedes optar. Se trata de un método económico y sencillo, fácilmente aplicable y el cual seguro que llegas a dominar en poco tiempo. El motivo por el que es recomendable recurrir a este producto es debido a su altísima cantidad de alcalinidad y al pH que tiene: de 8. Por lo tanto, si lo usas en la piscina harás que ambos niveles aumenten de forma eficaz y que así el estado del agua se vuelva a recuperar de la mejor forma posible.

No te tienes que sorpender si, en realidad, echas un vistazo a productos para piscina y te encuentras con que el bicarbonato de sodio es uno de los elementos principales que se encuentran en sus composiciones. El motivo de ello son sus grandes prestaciones y lo bien que interactúan con el agua de la piscina. Pero todavía te queda saber cómo utilizarlo.

Reduce las tareas de mantenimiento con la instalación de una cubierta de piscina
Ponte en contacto con Cubriland

Usando bicarbonato de sodio paso a paso

Seguramente ya hayas comprado el bicarbonato de sodio, el cual es recomendable que adquieras en grandes cantidades, puesto que las vas a necesitar. La cantidad que tendrás que poner en cada ocasión dependerá, principalmente, del estado en el que se encuentre la alcalinidad del agua.

Por lo general, puedes tener en cuenta esta operación que te ayudará a ajustar la cantidad en cada uno de los casos: necesitarás unos 680 gramos de bicarbonato de sodio por cada 37.854 litros de agua para aumentar la alcalinidad en unos 10 ppm. Por lo tanto, necesitas saber qué volumen de ppm es el que quieres que el agua consiga y así llegarás a la conclusión de la cantidad de bicarbonato que vas a tener que utilizar.

El aspecto positivo es que no vas a tener problemas para volver a poner bicarbonato de sodio en el momento en el que hayas acabado con el proceso y veas que quizá te hayas quedado corto. Poco a poco es un sistema que se va consiguiendo afinar, así que no hay que desesperar si al principio no se acierta a la primera. Al fin y al cabo, todo lo relacionado con las medidas puede ser un poco complejo.

parámetros correctos para tu piscina

Una vez preparada la cantidad, tendrás que echar el bicarbonato de sodio directamente dentro del agua. Es recomendable que lo distribuyas lo mejor posible y que no lo pongas en un mismo lugar, puesto que eso reducirá la efectividad. Otra cosa que debes tener en cuenta es la importancia de utilizar esta sustancia un día en el que no haya mucho viento, dado que su efecto provocaría que una parte del bicarbonato terminase fuera de la piscina.

Después de ponerlo tienes que esperar con calma durante un periodo de seis horas. Como quieres que el efecto sea el mayor posible y que, además, se produzca con rapidez, lo mejor que podrás hacer será encender el sistema de circulación de la piscina para que mueva el bicarbonato. Luego espera y comprueba si se ha producido el efecto que estabas deseando. Si el bicarbonato de sodio no ha actuado lo suficiente, puedes repetir el proceso sin ningún inconveniente.

Lo mejor, eso sí, es que esperes 24 horas desde que has puesto el bicarbonato para comprobar el nivel de pH y ver si ha sido exitoso o no. Eso te asegurará los mejores resultados en el momento de la prueba.

Recuerda ponerte en contacto con Cubriland para realizar la instalación de una cubierta de piscina que te evite la constancia en las tareas de mantenimiento y te permita mantener más tiempo la temperatura del agua.

experto-cubiertas-piscina-cubriland
PREGUNTA AL EXPERTO

Infórmate más sobre cubiertas de piscina. Pregunta al experto

He leído y acepto los términos y condiciones de Política de privacidad

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Privacy Policy and Terms of Service apply.