Cómo bajar el PH de la piscina

Uno de los aspectos más importantes a la hora de tener un buen mantenimiento de nuestra piscina es el de mantener correctamente los niveles de PH. Si estos niveles son elevados; es decir, están por encima de su nivel óptimo (superior a 7,6), puede llegar a ser perjudicial. Tener el PH muy alto provocará que el agua esté en mal estado, se puede llegar a infectar y, además, se pueden generar picores tanto en los ojos como en la garganta y la nariz. Para evitar que bañarse en nuestra piscina sea peligroso, debemos bajar el PH. En Cubriland os damos algunos consejos para bajar el PH de vuestra piscina. Para poder bajar el PH es indispensable utilizar algún producto químico específico que sea reductor de PH, ya que son productos totalmente especializados para conseguir ese efecto. Su uso es muy sencillo.

Utilizar un kit de prueba

En primer lugar, tenemos que utilizar un kit de prueba, pues éste sirve para analizar el agua antes de echar el producto reductor en cuestión. De este modo, sabrás qué nivel de PH tiene tu piscina y en función a eso, sabrás qué cantidad de producto echar. Cabe destacar que hay dos tipos de kit de prueba: los tubos o las tiras de prueba; el tipo a elegir queda a vuestra elección. En cualquier caso, debemos introducir el tubo o la tira dentro del agua durante un tiempo y luego retirarlos. A continuación, comprobamos el color que ha salido con el del manual que aparece en nuestro kit y sabremos el nivel de PH que hay en nuestra piscina. En el caso del tubo, deberemos mezclar el agua con el producto que viene en el kit y agitarlo; entonces, ya nos saldrá el color para saber el PH.

Aplicar el producto reductor de PH

Una vez sabemos el PH que hay, debemos pasar al siguiente paso: reducirlo. Es el momento de utilizar el producto reductor que hemos mencionado al principio del artículo. La cantidad adecuada es la de 2cl de producto por cada metro cúbico de agua que tenga la piscina. Hay que ir repartiéndolo por toda el área de la piscina, hasta que se diluya por completo con el agua. En este proceso, es recomendable encender la depuradora para que el filtrado sea más rápido. Una vez acabemos de echar la cantidad adecuada del producto, deberemos esperar unas cuatro horas hasta poder bañarnos en la piscina de nuevo. Después de seguir estos pasos, el PH de nuestra piscina debería estar ya en un nivel óptima. Recordad que es necesario controlar los niveles de PH periódicamente y sobre todo cuando vamos a reabrir la piscina, pues como ya se ha comentado, sería perjudicial para la salud bañarse en agua en mal estado. Si a pesar del buen mantenimiento, en algún caso vuelven a subir los niveles, deberemos recurrir a estos sencillos pasos de nuevo para bajar el PH de la piscina. Es muy sencillo, pero no por ello hay que hacerlo sin pensar y aleatoriamente. Recordad siempre las medidas y hacer el test de prueba antes de arrojar ningún producto. Con estos pequeños consejos y el óptimo mantenimiento, vuestra piscina volverá a estar lista para cualquiera que quiera bañarse en ella. Ahora sólo queda disfrutar.