Limpiar el fondo verde de la piscina

Agua verde de la piscina: cómo limpiarla

Disfrutar de un buen chapuzón y pasar horas y horas en la piscina nos encanta. Pero encontrarnos el agua verde de la piscina no tanto, ¿verdad? Para poder sacarle el máximo partido a las piscinas, debemos mantenerlas limpias y poner solución a casos como este. Es necesario contar con las condiciones óptimas para darnos un baño.

El agua de color verde es un problema bastante recurrente, sobre todo en aquellas piscinas que no tienen un buen mantenimiento o tienen algún problema con la filtración. En Cubriland, os traemos algunos consejos para limpiar el fondo verde del agua de la piscina con tratamientos químicos y volver a tener el agua cristalina.

Este color verdoso del agua se debe a las algas que se acumulan en la piscina. Éstas se pegan tanto en la superficie, en las esquinas, paredes como al fondo. Es muy importante quitarlas y limpiar bien las piscinas para poder bañarnos sin ningún problema.

Cómo limpiar una piscina verde correctamente

Este problema afecta tanto a las piscinas cubiertas como las que se encuentran al aire libre. Aunque es cierto que, con los cerramientos evitamos gran parte de la suciedad que se acumula y que conlleva a la creación de algas en la piscina.

Por tanto, es esencial limpiar la piscina muy bien antes de que empiece la temporada de baño, o cuando aparezca el problema del fondo verde. Y para limpiar y desinfectar de forma óptima nuestro espacio de baño, existen varias técnicas. A la hora de ponerle solución, es más factible vaciar la piscina. De esta forma será más sencillo eliminar las algas.

A continuación, hablamos de dos opciones distintas. Desde la más sencilla y sin necesidad de utilizar productos, hasta otras variantes donde sí hay que utilizar químicos.

limpiar una piscina verde correctamente

1.

Limpiar manualmente

Este es el procedimiento más sencillo. Antes de que empiece la temporada (o cuando aparezca el problema del fondo verde), hay que limpiar muy bien la piscina. Lo que aparece de color verde son las algas verdes, y éstas se pegan en la superficie, sobre todo en las esquinas, en las paredes y en el fondo de la piscina. Para eliminarlas, debemos limpiar con un cepillo estas zonas, eliminando todo el rastro que pueda haber y quitando las algas o demás suciedad que esté en ellas.

Una vez el fondo está limpio, para que no vuelva a suceder, debemos tener un mantenimiento adecuado de nuestra piscina. Para ello podemos controlar el nivel de cloro periódicamente y el ph del agua. O utilizar otros productos químicos necesarios para mantener el agua limpia y en condiciones óptimas para bañarse.

También es recomendable utilizar depuradoras y filtros para limpiar el agua. Y mantener estos utensilios limpios, para evitar que se creen de nuevo algas por la suciedad.

En muchas ocasiones, probablemente, pese a hacer un mantenimiento periódico, encontramos algas y el agua verde de la piscina. Posiblemente, se deba a no limpiar la depuradora o los filtros de arena. Incluso, puede que tenga algún resto de microorganismos y puedan volver a reproducirse. Por tanto, es importante mantener limpios los utensilios de limpieza de las piscinas.  

2.

La cloración de choque como alternativa

En cualquier caso, si el problema persiste, existen otras opciones para poder poner solución. Una de estas opciones es la cloración de choque. Este tratamiento de choque se encargará de matar las algas y, además, eliminará los excesos de productos químicos. Es decir, con este proceso el agua quedará totalmente limpia y pura. Para ello hay que añadir 10 litros de cloro por cada 20.000 de agua a tratar.

Además, otro consejo a tener en cuenta es que la filtración de nuestra piscina ha de tener un mínimo de 8 horas. Si está menos tiempo, daremos la oportunidad a las algas de aparecer. Y tampoco estaremos tratando el agua como corresponde.

Reducir el PH de la piscina

Soluciones rápidas y efectivas para el agua verde de piscinas

Así pues, si nos encontramos con el agua verde en nuestra piscina, deberemos ponerle solución para acabar con las algas. Para ello, podemos optar por diferentes técnicas: limpieza manual, tratamiento del agua, alguicidas o floculantes.

Con todos estos procesos, nos estaremos asegurando de matar las algas y de que nuestra piscina no presente un color verde. Evitando así un mal mantenimiento y la presencia de microorganismos dañinos. Además, estaremos mejorando muchísimo la vista de nuestro espacio de baño.

Como siempre, el mantenimiento adecuado y periódico de nuestra piscina es la clave de todo. Tratémosla como corresponde y disfrutaremos de unos baños en óptimas condiciones.

No te olvides de compartir este artículo con todos tus amigos. Así podrán poner solución al agua verde sus piscinas de una forma muy sencilla.