Por qué baja el pH de la piscina

Entre los distintos parámetros que debes tener controlados sobre tu piscina destaca el pH, que se convierte en un elemento imprescindible para saber que la calidad del agua es la adecuada. El problema es que no son pocas las veces en las que el pH se descontrola y no sabemos el motivo.

Razones por las que el pH de la piscina está bajo

Hay que decir que es más frecuente que, cuando se produce un descontrol, lo que se produzca sea una subida y no una bajada. Por eso seguro que estás habituado a encontrar resultados de Google donde te informen sobre los motivos de la subida, pero no lo contrario. Nosotros lo que vamos a hacer es hablarte exactamente de esa situación, del momento en el que el pH baja. ¿Por qué ocurre?

1.

Los bañistas

No estamos diciendo que tú mismo o tu familia tenga la culpa de ello, pero sí es cierto que las personas que se bañan en la piscina suelen ser las que producen esa bajada en el nivel de pH. Si esta teoría no te convence y llevas viendo cómo el pH baja a diario, lo que te recomendamos es que dejes la piscina sin actividad durante un par de días y que hagas la prueba. Quizá descubras que, indudablemente, los bañistas son el problema.

¿Y por qué ocurre esto? Hay una serie de circunstancias. Por ejemplo, la piel muerta que entra en contacto con el agua produce ese efecto.

Lo mismo ocurre con los pelos que se quedan en el agua y con los productos que los bañistas se ponen en la piel para, por ejemplo, protegerse del sol. Eso incluye cremas solares, tónicos o lociones de todo tipo.

Para protegerte del sol, te recomendamos la instalación de una cubierta de piscina. Si quieres más información, llámanos al 636 04 77 10 o te llamamos nosotros.
2.

El volumen total del agua

La cantidad de agua que hay en la piscina es un factor que afecta de una manera directa al pH, llevando a que baje o aumente dependiendo de la situación. Normalmente tu piscina está preparada, si la has gestionado de manera conveniente, para que tenga un volumen de agua y que todo se encuentre en equilibrio. ¿Pero qué pasa si la acción del viento y los rayos del sol evaporan el agua y disuelven el cloro?

El volumen disminuye, el agua se queda con menos cantidad de cloro y se produce un desajuste en las medidas. Eso también afecta al pH, motivo por el cual siempre hay que tener bajo control el volumen de la piscina y los diversos factores que la rodean

Te recordamos que en nuestro artículo sobre cuánta agua pierde mi piscina puedes encontrar algunos consejos para evitar el gasto de agua. Te anticipamos que el uso de cubiertas para evitar la evaporación del agua es clave.

3.

El uso de pastillas de cloro

Eres consciente de que tu piscina necesita cloro, pero lo que quizá no sepas es que dependiendo del tipo que utilices es posible que estés influyendo a que el nivel de pH del agua se reduzca. La relación entre el ph y el cloro está íntimamente ligada.

¿Sabías que el cloro en tableta tiene la particularidad de aumentar la acidez del agua y reducir el pH? Esto se debe a la presencia, en su composición, de ácido tricloroisocianúrico.

Debido a ello, quizá pienses que lo mejor es recurrir al cloro líquido. Pero tampoco es algo que te vaya a dejar libre de ninguna preocupación. El motivo de ello es que el cloro líquido tiene otra sustancia, en este caso hipoclorito sódico. Y lo que hace esta es totalmente lo contrario: aumentar el volumen de pH que tiene el agua de tu piscina.

Por lo tanto, la mejor opción es que recurras al cloro granulado. Quizá no sea tu favorito, pero hay que reconocer que es el más práctico, puesto que el nivel de cloro se mantiene neutro con su uso.

¿Cómo conseguir que no baje el pH de la piscina?

Lo más importante es que estés preparado para poner orden cuando baje y que el pH vuelva a subir a su nivel adecuado cuanto antes. Lo que necesitas en ese caso es un incrementador. Ten en cuenta que el nivel recomendable para el pH ideal es de entre 7,2 y 7,6.

Para mantener el mejor control, haz análisis con los kits de pH de una manera periódica. Hay sistemas de comprobación del pH que son electrónicos y que aportan mucha facilidad, así medimos el ph sin mayores complicaciones.

El paso a paso para bajar el pH del agua lo encontrabas en uno de nuestros últimos artículos. No te lo pierdas.

Luego actúa en consecuencia y haz lo necesario para que el pH vuelva a aumentar hasta el nivel recomendable y, si lo que ha ocurrido es que ha aumentado, haz que baje con un corrector. Mantener el pH en buen estado no es, ni mucho menos, tan complicado como puedas imaginar y la salud de los bañistas es imprescindible.